miércoles, 7 de septiembre de 2016

¿Unción del mashiaj anunciada en Isaías 61:1-3? Aclarando algunos puntos sobre la unción real




Ante de la pregunta referente a la unción de Jesús como mesías,  Isaías 61:1-3 es el principal texto-prueba citado por el cristianismo. Según la interpretación -presente igualmente en el NT, estos pasajes  describen la unción espiritual que Jesús recibiría como mesías, sin necesidad ser ungido con aceite como lo era todo rey de Israel. En otras palabras, al  venir esta unción directamente de D-os, entonces no se precisa recibir lo que el resto, puesto que, según ellos, él era el mesías y estaba por encima de los otros reyes.
Sin embargo, sostener tal idea, implica ir contra el sentido evidente de los versículos de Isaías 61, que describen a una persona enviada a anunciar buenas nuevas, dar consuelo a un pueblo abatido y proclamarles su libertad. Por otro lado, el verdadero mashiaj, como todo rey de Israel, será ungido con el aceite consagrado. La unción netamente espiritual era para los profetas, como pasó con Moshé, con Eliahu,etc. En el caso de los reyes y sacerdotes de Israel, cada uno de ellos era ungido con el aceite mencionado, aun cuando pudieran profetizar o tener visiones, para ser considerados como tales, requerían de una unción visible y esto fue establecido por D-os a través de sus profetas.
A continuación, paso a explicar porque el texto en cuestión no habla de otro que no sea el profeta, quien pronuncia el oráculo aquí mencionado y me limito a  analizar este texto, para que no se saquen conclusiones erróneas de lo aquí expuesto como primera premisa.
Para poder comprender  el sentido de Isaías 61:1-3,  se debe  conocer bien la misión que el Eterno le encomendó  a Isaías, junto con las profecías que escribió y entregó al pueblo de Israel:
“El espíritu del Señor Elohim está sobre mí, porque me ha ungido el Eterno. Me ha enviado para anunciar buenas nuevas a los pobres, para vendar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivos y a los prisioneros apertura de la cárcel, para proclamar el año de la buena voluntad del Eterno y el día de la venganza de nuestro D-os, para consolar a todos los que están de duelo, para proveer a favor de los que están de duelo por Tzión…” (Yeshayahu/Isaías 61:1-3)
El NT y, por extensión, el Cristianismo, interpretan este texto como una profecía sobre la unción superior que recibiría Jesús respecto a los otros reyes de Israel. Sin embargo, si uno analiza detalladamente cada uno de estos versículos, podemos ver que no habla de algo futuro, sino de un evento descrito  en la misión que se describe le fue encomendada  al o los profetas que escribió(eron) el libro de Isaías*.
  • …Me ha enviado para anunciar buenas nuevas a los pobres…” Si leemos Isaías 11:4, el profeta precisamente habla al respecto, pero lo hace también en Isaías 41:17 y otros textos

  • …para vendar a los quebrantados de corazón…” Isaías 35:3-4 e Isaías 25:8 nos hablan de esta parte de la obra del profeta”para proclamar libertad a los cautivos y a los prisioneros apertura de la cárcel…” El profeta anuncia la liberación y restauración de Israel y en el texto de Isaías 49 precisamente proclama lo dicho aquí:
” Así dice el Eterno:”En el momento propicio te respondí,y en el día de lsalvación te ayudé. Ahora te guardaré, y haré de ti un pacto para el pueblo, para que restaures el país y repartas las propiedades asoladas; para que digas a los cautivos: “¡Salgan!”, y a los que viven en tinieblas: “¡Están en libertad! ””para proclamar el año de la buena voluntad del Eterno”. (Yeshayahu/Isaías 49:8-9)

Es lo que nos dice también Isaías 52:7 :
“¡Qué hermosos son, sobre los montes, los pies del que trae buenas nuevas; del que proclama la paz, del que anuncia buenas noticias ,del que proclama la salvación, del que dice a Sión: “Tu Dios reina!”.(Yeshayahu/ Isaías 52:7)

  • …y el día de la venganza de nuestro D-os“. La profecía de Isaías 35 es clara al respecto, especialmente en el versículo 4:
“Digan a los de corazón ansioso:”Sean fuertes, no tengan miedo. Su Dios vendrá, vendrá con venganza;con retribución divina vendrá a salvarlos.” (Yeshayahu/Isaías 35:4)
  • para consolar a todos los que están de duelo” Isaías 25:8 es uno de los textos que se enfocan en dar consuelo a los enlutados, pues dice:
Destruirá la muerte para siempre; el Eterno enjugará las lágrimas de todos los rostros, y borrará sobre toda la tierra el oprobio de Su pueblo, porque lo ha dicho el Eterno”. (Yeshayahu/Isaías 25:8)
  • …para proveer a favor de los que están de duelo por Tzión…”
El profeta habla sobre la futura gloria y resplandor de Tzión; del  favor hacia ellos, como es narrado en Isaías 60:
  1. Levántate, ilumina (oh Sión), porque ha venido tu luz, y la gloria del Eterno ha resplandecido sobre ti. 
  2. Pues he aquí que aunque la oscuridad cubra la tierra y tinieblas a las naciones, sobre ti resplandecerá el Eterno, y en ti será vista su gloria. 
  3. Y naciones se encaminarán hacia tu luz, y reyes hacia el brillo de tu esplendor.
  4.  ¡Alza tus ojos y mira alrededor! Todos se reúnen y vienen a ti: tus hijos vendrán de lejos, y tus hijas por reyes serán llevadas.
  5.  Entonces tú lo verás y estarás radiante; y se plasmará tu corazón y se ensanchará de júbilo, porque la abundancia de riquezas de los pueblos del oeste regresará a ti, los caudales de las naciones vendrán a ti.
  6.  Multitud de camellos llenos de presentes cubrirán tu tierra, camellos jóvenes que vienen de Midián y de Efá; todos los hijos de Saba vendrán y traerán oro e incienso, y anunciarán las alabanzas del Eterno.
  7. Todos los rebaños de Kedar serán juntados para llevarlos a ti, los carneros de Nevayot servirán para tus necesidades; para mi agrado subirán a mi altar; y tornaré más gloriosa la casa de mi gloria.
  8.  ¿Quiénes son éstos que vienen volando como la nube. y como las palomas hacia sus palomares?
  9.  Porque a Mí se reunirán los moradores de las islas con las naves de Tarshish a la cabeza, para traer de lejos a tus hijos y con ellos su plata y su oro, por amor al nombre del Eterno, tu Dios, y a causa del Santo de Israel; porque El te glorifica.
  10.  Asimismo los hijos de tierra extraña edificarán tus muros, y sus reyes te asistirán; porque en mi ira te herí, mas en mi clemencia tuve compasión de ti.
  11.  Y tus puertas estarán abiertas de continuo; y no se cerrarán ni de día ni de noche, para que te sean traídas las riquezas de las naciones, y con ellas conducidos sus reyes.
  12.  Porque la nación o el reino que no te sirviere, perecerá; estas naciones serán totalmente asoladas.
  13. Los cedros gloriosos del Líbano vendrán a ti; el ciprés, el pino y el boj juntamente, para hermosear el lugar de mi Santuario; y Yo haré glorioso el lugar de Mis pies.
  14.  Asimismo vendrán a ti inclinándose los hijos de los que te oprimieron, y hasta las plantas de tus pies se encorvarán todos los que te trataron con desprecio; y te llamarán “ciudad del Eterno”, “Sión del Santo de Israel”.
  15. En vez de estar abandonada y aborrecida, de modo que nadie pasaba por ti, haré que seas una gloria perpetua, el gozo de todas las generaciones.
  16.  Y te alimentarás con la crema de las naciones, y mamarás al pecho de los reyes; y sabrás que Yo, el Eterno, soy Salvador tuyo, y que tu Redentor es el Poderoso de Jacob.
  17. En lugar del cobre que te quitarán, traeré oro, y en vez de hierro, traeré plata, y en vez de madera, cobre, y en lugar de piedras, hierro; y haré que los cobradores de impuestos vengan a ti para preguntar por tu paz, y tus opresores a inquirir tu benevolencia.
  18.  No se oirá hablar más de violencia en tu tierra, de saqueo y de disturbios en tus términos, sino que llamarás a tus muros “salvación”, y a tus puertas “alabanza al Eterno”.
  19.  No necesitarás más la luz del sol para iluminarte de día, ni del esplendor de la luna en la noche; porque el Eterno mismo te servirá de luz perpetua, y tu Dios será tu gloria.
  20.  No se pondrá más tu sol, ni tu luna se retirará (no se acabará más tu reino y tu gobierno); porque el Eterno será tu luz eterna, y los días de tu duelo se habrán acabado ya.
  21. Y los que quedarán de tu pueblo, todos ellos serán justos, ellos heredarán para siempre la tierra; renuevo plantado por Mí mismo, obra de mis manos es él, y por él seré glorificado.
  22. La tribu menor vendrá a ser mil veces más, y la joven vendrá a ser una nación fuerte; Yo, el Eterno, haré esto a su tiempo, o lo apresuraré.”  (Yeshayahu/Isaías 60:1-22)

Isaías 61, contrario a las afirmaciones del NT,no se cumplió en Jesús, pero tampoco es una profecía mesiánica. 
Alguien podría objetar diciendo que el profeta no liberó al pueblo, ni realizó las maravillas que se mencionan en Isaías 61. Sin embargo, Isaías 61:1-3 nos dice que D-os ha enviado al profeta para anunciar, proclamar, mas no que sea él quien concrete estos actos pues eso lo hará D-os o a través del mashiaj u otros seres humanos.
“El espíritu del Eterno está sobre mí…” no es más que una expresión que  habla sobre la inspiración divina que reposaba en el profeta Isaías (u otro profeta que  redactó está sección del libro homónimo*) y que le llevó a cumplir con la misión de anunciar, proclamar, las palabras del Eterno hacia el pueblo. Así de simple.
El resto de Isaías 61, sí es mesiánico, pues se sitúa en la era mesiánica y nos describe parte de lo que ocurrirá con la nación de Israel en dicha época. Sin embargo, y como mencioné al principio, D-os estableció un procedimiento para ungir a los reyes de Israel, que iba más allá de algo netamente espiritual. La unción profética, como la mencionada en Isaías 61 NO precisa del uso del aceite consagrado mencionado en la Torá. La unción real y sacerdotal, SÍ. En base a ello, se puede señalar que Jesús NO fue ungido como corresponde a cada rey legítimo de Israel y por tanto, no puede ser considerado mesías como lo establece el Tanaj.
Pero ¿qué evidencia encontramos sobre la unción real  y su importancia para legitimar al mashiaj davídico en el Tanaj?
Unción real de acuerdo al TaNaJ.
Una de las aducciones dadas por algunos apologistas cristianas, para justificar la unción de Jesús más allá de la mencionada en Isaías 61:1-3, es que fue ungido por una mujer, tal y como describen los 4 evangelios. Sin embargo, esto desde un punto de vista bíblico, es incorrecto e invalida la unción realizada por las mujeres. En este apartado, explicaré el porqué tales unciones no son válidas, luego de señalar cómo es la unción real y sacerdotal correctas de acuerdo a lo que el Eterno ordenó a Israel.
Para entender lo referente a la unción real, primero hay que recordar lo que tiene relación con lo que dice el Tanaj sobre ella. El primer ungido como  rey fue Shaul, de la tribu de Benjamín, cuya unción fue realizada por el profeta Shmuel.
En 1 Samuel 9:15-17 dice lo siguiente:
…Un día antes de que Shaúl llegara, el Eterno le había hecho esta revelación a Shmuel: “Mañana, a esta hora, te voy a enviar un hombre de la tierra de Benjamín. Lo ungirás como gobernante de mi pueblo Israel, para que lo libre del poder de los filisteos. Me he compadecido de mi pueblo, pues sus gritos de angustia han llegado hasta mí.” Cuando Shmuel vio a Shaúl, el Eterno le dijo: “Ahí tienes al hombre de quien te hablé; él gobernará a Mi pueblo”(Shmuel Alef/ 1 Samuel 9:15-17)
En 1 Samuel 10:1 se nos describe dicha unción:
“Entonces Shmuel tomó un frasco de aceite y lo derramó sobre la cabeza de Shaúl. Luego lo besó y le dijo:
-¡Es el Eterno quien te ha ungido para que gobiernes a su pueblo!” (Shmuel Alef/ 1 Samuel 10:1)
Vemos que a través de la unción real, realizada por el profeta, D-os unge a Shaúl como rey.
Posterior a eso, el próximo ungido es David,  cuya unción realizada también por el profeta Shmuel, como nos dice 1 Samuel 16:12-13:
“Isaí mandó a buscarlo, y se lo trajeron. Era buen mozo, trigueño y de buena presencia. El Eterno le dijo a Samuel:-Éste es; levántate y úngelo.Shmuel tomó el cuerno de aceite y ungió al joven en presencia de sus hermanos…” (Shmuel Alef/ 1 Samuel 16:12-13)
En ambos casos se describe que la unción fue realizada con un frasco de aceite, el cual, claro está, corresponde al aceite de la unción, mencionado en Éxodo 30:22-25:
El Eterno habló a Moshé, diciendo: “ Ahora tú, toma para ti especias selectas: quinientos siclos de mirra pura; canela aromática, de la cual la mitad será doscientos cincuenta; doscientos cincuenta de caña aromática; quinientos de casia, del siclo sagrado, y un hin de aceite de oliva. De ello harás aceite de unción sagrada, un compuesto mezclado, artesanía de perfumista; estará destinado a ser aceite de unción sagrada”.(Shemot/Éxodo 30:22-25)
Este aceite sólo debía ser derramado sobre la cabeza de quien sería ungido. Dicho sea de paso, no sólo los reyes eran ungidos y por tanto, no sólo ellos eran “mesías”. Los sacerdotes también lo eran, dado que también eran ungidos con el aceite consagrado, como se menciona en el versículo 30:  
“Ungirás a Aarón y a sus hijos y los santificarás como Mis sacerdotes…” (Shemot/ Éxodo 30:30)
Después de que fueron ungidos Shaul y David la unción siguió efectuándose tal cual el Eterno lo había dispuesto.
La unción de Salomón es mencionada 1 Reyes 1:32-34,38-39:
 “David ordenó:-Llamen al sacerdote Tzadok, al profeta Natán y a Benaíaj hijo de Yehoyadá. Cuando los tres se presentaron ante el rey, éste les dijo:-Tomen con ustedes a los funcionarios de la corte, monten a mi hijo Salomón en mi propia mula, y llévenlo a Guijón para que el sacerdote Tzadok y el profeta Natán LO UNJAN COMO REY DE ISRAEL.El sacerdote Tzadok, el profeta Natán y Benaíaj hijo de Yehoyadá, y los quereteos y los peleteos, montaron a Salomón en la mula del rey David y lo escoltaron mientras bajaban hasta Guijón. Y tomando el sacerdote Tzadok el cuerno del aceite que estaba en el santuario, ungió a Salomón, tocaron la trompeta, y todo el pueblo gritó: “¡Viva el rey Shlomo! “ (Melajim Alef/ Reyes 1:32-34,38-39)
Es preciso recordar que sólo después de esta unción, Shlomo fue declarado el rey legítimo, ya que antes de eso, Adonías pretendía tomar el poder, pero una vez ungido  Shlomo, se reconoció que él era el rey. Esto significa que para legitimar a los soberanos de Israel, debe ser realizada una unción.
Luego tenemos una unción posterior a la división del reino,la de Joas, hijo de Ocozías, rey de Judá.  En 2 Reyes 11:12 dice:
“Entonces Yehoyadá sacó al hijo del rey, le puso la corona y le entregó una copia del pacto. Luego lo ungieron, y todos aplaudieron, gritando: “¡Viva el rey!”. (Melajim Bet/ 2 Reyes 11:12)
Todos los reyes legítimos fueron ungidos por un profeta o sacerdote, conforme al ritual descrito con Shaúl, David y Shlomo. El asunto es que TODO rey debía ser ungido y no estamos hablando de la promesa hecha a David y Shlomo. Mashiaj es un término aplicado  todo ungido y de acuerdo con el Tanaj, no hay uno sólo, sino varios y con diferentes funciones. El mashiaj que descenderá de David, será sólo uno de los tantos mashiaj que ha habido en Israel.
La unción profética era de carácter más espiritual, pero todos los reyes, incluyendo al mashiaj, deben ser ungidos como el Eterno lo ordeno: usando el aceite consagrado y siendo realizado o bien por un profeta o bien con un sacerdote con este aceite especialmente preparado. La unción espiritual NO sirve para considerar a alguien como rey de Israel -y,por ende, como mashiaj davídico-. Debe hacerse conforme el Eterno ordenó.
Se alude que  Jesús fue ungido por una mujer, como nos relatan los evangelios, pero el problema está en que primero, la persona que realiza el procedimiento no es  ni profeta ni sacerdote. Segundo, no usa el aceite consagrado, sino un perfume que es derramado sobre los pies de Jesús. Por el contrario, el aceite de la unción NO debía entrar en contacto con carne, sino ser vertido sobre el cabello, como lo hicieron los profetas, pues está escrito en Éxodo 30:32:
“No se ungirá sobre carne humana y no duplicarán su composición; es sagrado, y permanecerá sagrado para ustedes…” (Shemot/Éxodo 30:32)
Juan 12, al describir la unción hecha por María, hermana de Lázaro, dice lo siguiente:
María tomó entonces como medio litro de nardo puro, que era un perfume muy caro, y lo derramó sobre los pies de Jesús, secándoselos luego con sus cabellos. Y la casa se llenó de la fragancia del perfume” (Juan 12:3)
Los errores de señalar que esto lo unge como rey son los antes mencionados y especialmente que entró en contacto con carne humana, a saber, los pies de Jesús, lo cual no era permitido por el Eterno. Dicho sea  de paso, por el contexto, se aclara que la intención de dicha unción era prepararlo para un ritual funerario y no para ungirlo como rey.
Otro relato es el que se describe en Mateo 26:6-7:
Estando Jesús en Betania, en casa de Simón llamado el Leproso, se acercó una mujer con un frasco de alabastro lleno de un perfume muy caro, y lo derramó sobre la cabeza de Jesús mientras él estaba sentado a la mesa.” (Mateo 26:6-7)
Nuevamente una mujer le unge, pero a diferencia de María, la hermana de Lázaro, ésta sí lo unge en la cabeza. En Marcos 14.3 se nos describe el mismo relato, pero nuevamente: la unción es hecha con algo profano y no consagrado.
El problema es que la mujer NO lo unge con el aceite consagrado, que está destinado a todo rey de Israel, así como también para los sacerdotes y  no era ni profeta ni kohen para realizar tal unción y  que sea válida ante D-os y ante el pueblo. Por ende, en este episodio Jesús no es ungido como rey, y de serlo, viola las ordenanzas establecidas por D-os, mediante los profetas, sobre el procedimiento.
Por último, nos queda el relato de Lucas 7:37-38, donde, al igual que lo que acontece en el evangelio de Juan, Jesús es ungido en los PIES (cosa que invalidaría dicha unción si fuera efectuada con el aceite consagrado) es hecho por un perfume, que es profano y no un aceite consagrado. No es realizado ni por un profeta ni por un kohen, sino por una mujer descrita como “pecadora”, lo que es contrario a lo establecido por el Eterno para la unción real.
Por lo tanto, y considerando el punto previamente abordado, puede señalarse nuevamente que Jesús NO fue ungido como rey de Israel y por tanto NO es el mashiaj que descenderá de David anunciado por los profetas, que tiene una función política, además de espiritual y que no está por encima de la Torá.

* Se postula la existencia de tres autores que participaron en la elaboración del texto de Isaías, partiendo por un poeta, identificado como Isaías, y siguiendo por el deutero-Isaías, que escribe  la segunda sección del libro y el “trito-Isaías”; quien finalmente escribe la última parte del libro, incluyendo Isaías 61. De acuerdo con esta hipótesis, el texto en realidad alude a la obra de liberación y anunciación de Ciro, quien al hablar de la libertad a los cautivos, alude al año del jubileo y con ello al fin del cautiverio de Israel.